preloader
Scroll to top

Trípode de Rescate para Espacios Confinados: Los 10 Criterios de Selección


David Lorenzo - 4 noviembre, 2021 - 0 comments

El trípode de rescate es el anclaje más ampliamente utilizado para rescate vertical en espacios confinados.

Los trípodes son una gama equipos certificados conforme a la norma EN 795:2012 Tipo B, y por lo tanto son anclajes transportables, provisionales o temporales.

Ocasionalmente pueden estar también certificados conforme a la siguiente normativa de referencia:

  • UNE-EN 1808:2000 – Trípodes utilizados aptos para el uso de plataformas suspendidas de nivel variable.
  • Directiva de máquinas 2006/42/CE – Trípodes aptos para elevación de cargas
  • Directiva ATEX 2014/34/UE – Para uso en atmósferas potencialmente explosivas.

Si el trípode es apto para su utilización por más de una persona de forma simultánea, deberá estar también certificado conforme a la CEN/TS 16415.

 

1.- ALTURA DEL TRÍPODE

A la hora de decantarnos por uno u otro modelo de trípode para espacios confinados, es esencial analizar detenidamente todas las ubicaciones o escenarios donde lo vamos a utilizar de cara a seleccionar un tipo de trípode de rescate que se adapte a nuestras necesidades.

Es fundamental determinar la altura libre mínima requerida del sistema en función de los sistemas o procedimientos de rescate a llevar a cabo. No será lo mismo un rescate de un operario con arnés anticaídas estándar que utilizar arnés para rescate en espacios confinados. En el segundo tendremos la víctima más abajo cuando recuperamos de todo con el torno.

El caso donde mejor se aprecia seria la maniobra con camilla de rescate donde podemos perder hasta 1,30 m de altura o incluso más dependiendo de marca o modelo.

El principal problema de una altura insuficiente deriva de la complejidad de la maniobra para extraer del todo a la víctima. Si perdemos mucha altura en el sistema, esto nos obligará a tirar manualmente de la víctima o de la camilla teniendo que hacer un sobre esfuerzo. Con esto corremos el riesgo de caer al espacio confinado o incluso provocar la inestabilidad del trípode al desplazar bruscamente la carga.

 

Trípode rescate pequeño 215cm en Orion Seguridad

Trípode rescate pequeño 215 cm

Trípode rescate mediano 280 cm en Orion Seguridad

Trípode rescate mediano 280 cm

Trípode rescate grande 320 cm en Orion Seguridad

Trípode rescate grande 320 cm

 

2.- APERTURA PATAS

Esencial saber qué huecos tenemos que salvar para instalar las 3 pastas de trípode. Es decir, el diámetro o dimensiones máximas de la entrada del espacio confinado.

Al igual que con la altura debemos evaluar las dimensiones de la abertura de acceso para garantizar que podemos apoyar con seguridad las 3 patas del equipo.

En zonas donde corramos riesgo de que se deslice alguna de las patas, conviene asegurarlas con un tornillo en el pie o con una cuerda o cinta de anclaje.

 

Apertura patas trípode de rescate en Orion Seguridad

 

3.- POLEA INTEGRADA vs POLEA COLGADA

Un criterio importante, que no se suele tomar en consideración, es la polea de reenvió superior. En Este sentido disponemos de trípodes donde esa polea está integrada en la parte superior de la cabeza y es una polea simple o doble, y aquellos trípodes de rescate donde la polea de reenvío está colgando de la cabeza con un mosquetón o un maillon.

 

Trípode de rescate con polea integrada en Orion Seguridad

Trípode de rescate con polea integrada

 

 Trípode de rescate con polea colgada en Orion Seguridad

Trípode de rescate con polea colgada

 

Las ventajas de la polea integrada frente a la polea colgada de un mosquetón son las siguientes:

1ª) La polea integrada nos deja más altura libre de uso. Esto es especialmente importante en trípodes pequeños (2 – 2,30 m de altura) donde según la longitud del sistema de conexión al rescatado puede ocasionar que parte de la víctima me quede dentro del espacio confinado.

 

Rescate con camilla SLIX 100 en Orion Seguridad

Rescate con camilla SLIX 100

 

2ª) En disponer de la polea de reenvío integrada en la cabeza, nos permite montar el sistema de recuperación en la parte exterior de la pata. Esto nos proporciona una mayor comodidad de uso y además nos permite disponer de más espacio entre las patas para las maniobras de rescate más complejas.

Rescate con camilla SLIX 100 y trípode espacios confinados en Orion Seguridad

Rescate con elemento de amarre para elevar la víctima en vertical

3ª) Por último y no menos importante, la polea integrada, al no ser desmontable fácilmente, evita básicamente que la perdamos. La polea suelta colgada, es un elemento que con cierta frecuencia se extravía. Más allá del precio de reponerla por una nueva, en caso de tener que realizar un eventual rescate, el hecho de haber perdido la polea provoca que no podríamos utilizar correctamente el sistema de recuperación.

 

Trípode espacios confiados con rescatador fuera patas en Orion Seguridad

Dispositivo de rescate montado en el exterior de la pata del trípode

 

Trípode espacios confinados con rescatador entre patas en Orion Seguridad

Dispositivo de rescate montado en el interior de la pata del trípode

 

 

4.- PESO Y MATERIALES

En el mercado encontraremos trípodes de rescate de aluminio y algún modelo de acero.

Un trípode para espacios confinados de por si es un elemento voluminoso y pesado.

A la hora de escoger entre la amplia gama de modelos debemos ceñirnos a aquel que cumpla con nuestros requisitos mínimos en cuanto a dimensiones y capacidad de cagar. Todo lo que pase de ahí será un auténtico incordio para transportar en el vehículo, llevar al tajo, montar, desmontar…

Debemos tener en mente antes de comprarlo de qué forma se va a transportar y montar en la zona de trabajo.

 

trípode espacios confinados plegable en Orion Seguridad

 

El mayor inconveniente y reticencia de los usuarios con respecto a este tipo de anclajes temporales para rescate, es sin lugar a dudas el peso y las dimensiones del mismo a la hora de transportarlo y montarlo.

 

5.- REVISIONES PERIÓDICAS

En toda compra de equipos anticaídas o equipos para acceso y rescate en espacios confinados que realicemos es esencial garantizar que aquella empresa que me lo venda este autorizada para la revisión periódica anual de dicho dispositivo. De lo contrario, en 12 meses nos enfrentaremos al problema de gestionar la revisión del mismo.

He visto clientes tener que enviar el trípode fuera a revisar y gastarse más dinero en el envío que en la revisión.

Sería más que aconsejable cerrar el precio de futuras revisiones antes de adquirir el equipo. Dado que es previamente a la compra cuando mejor precio podremos obtener.

 

6.- APTO PARA CARGAS Y PERSONAS

Una de las aplicaciones que se suelen dar a los trípodes de espacios confinados, además del aseguramiento del acceso y rescate de operarios, es la elevación de cargas.

En el mercado disponemos de trípodes para personas, trípodes para cargas y trípodes mixtos para personas y cargas.

En el caso de la utilización para elevación de cargas de un trípode, este deberá estar certificado conforme a la Directiva de máquinas. Además, el fabricante deberá contemplar este uso en su manual de instrucciones.

 

7.- ACCESORIOS DISPONIBLES

Además de las propias dimensiones del trípode de rescate, será indispensable asegurarnos de que los accesorios disponibles para ese modelo satisfacen nuestras necesidades. Por ejemplo, si precisamos realizar un rescate en un tanque de 30 m, deberemos previamente verificar que entre los dispositivos compatibles con ese trípode tenemos una solución para esa longitud.

Un dato muy a tener en cuenta es que conforme la última modificación de la norma EN 1496, será necesario que el dispositivo de recuperación (torno de rescate) esté ensayado y certificado en conjunto con el trípode.

Por otro lado, existen numerosos accesorios para trípodes de rescate para espacios confinados como son: ruedas de desplazamiento, estribos para alcanzar la cabeza una vez montado el trípode, adaptadores para rescatadores y tornos, poleas de reenvío, etc…

 

8.- CAPACIDAD DE CARGA Y NÚMERO DE USUARIOS

Tanto si lo usamos para personas, para cargas o para ambas aplicaciones deberemos verificar previamente que los límites de usuarios y la carga máxima de utilización son adecuadas para los trabajos a desarrollar.

En el caso de trípode de cargas, el fabricante nos deberá indicar la carga máxima de utilización (CMU) del equipo. Es la carga máxima que de trabajo que podremos elevar con el trípode.

En el caso de trípode para personas, la norma EN795 tipo B bajo la que suelen estar certificados sólo contempla un único usuario. Si el trípode es para más de un usuario ha de cumplir, además de la mencionada norma, la especificación técnica complementaría CEN/TS 16415.

 

9.- CERTIFICACIÓN ATEX

En caso de requerir que el trípode para rescate en espacios confinados se vaya a utilizar en atmósferas potencialmente explosivas, precisaremos un trípode ATEX. Deberá este cumplir la directiva  ATEX 2014/34/UE para la zona y condiciones donde vaya a ser empleado.

 

10.- BOLSA DE TRANSPORTE

Para facilitar el transporte del trípode y su conservación, será más que recomendable disponer de una bolsa o saca de almacenamiento y transporte del mismo.

En este sentido, mi experiencia me anima a decantarme en la medida de lo posible por sacas de PVC en lugar de las de tela plastificada.

Tampoco son buena opción aquellas que disponen en el fondo de una tablilla para acomodar el equipo. Son cómodas los 2 primeros días hasta que se rompen en 50 pedazos.

 

Bolsa para trípode de rescate en PVC en Orion Seguridad

Bolsa de transporte para trípode de rescate en PVC

 

 

Bolsa para trípode rescate de lona en Orion Seguridad

Bolsa de transporte para trípode de rescate en tela plastificada.

 

 

Artículos Relacionados