preloader
Scroll to top

Arneses y otros equipos contra caídas. ¿Uso exclusivo personal?


David Lorenzo - 31 mayo, 2021 - 1 comment

En muchas ocasiones los responsables de gestionar los EPIs o los propios trabajadores me han hecho la siguiente pregunta ¿Los EPIs contra caídas deben ser personales es decir, de uso exclusivo de un operario o pueden compartirlos varios trabajadores?

En primer lugar, debemos dejar claro los conceptos de equipo protección personal y equipo de protección de individual dado que en ocasiones se mezclan o se interpretan como equivalentes.

Equipo individual – Sólo puede ser utilizado por una persona de durante un espacio de tiempo concreto, es decir que está exclusivamente concebido para proteger a un sólo usuario a la vez.

Equipo personal – Sólo puede ser utilizado por una persona en concreto, es decir, está asignado y es de uso exclusivo para 1 operario en particular. El equipo para uso personal en este caso, sería lo opuesto al equipo de uso común.

Para dar respuesta a esta cuestión tomaremos como punto de partida lo indicado en el apartado 7.3 del RD 773/1997: “Los equipos de protección individual estarán destinados, en principio, a un uso personal. Si las circunstancias exigiesen la utilización de un equipo por varias personas, se adoptarán las medidas necesarias para que ello no origine ningún problema de salud o de higiene a los diferentes usuarios.

Del párrafo anterior extraemos que lo recomendable será que los equipos se asignen a un usuario concreto siempre que sea posible. Ahora bien, la ley tampoco indica que sea obligatorio siempre y cuando el empresario garantice que la utilización compartida o común de esos equipos no vaya a suponer un riesgo de seguridad o higiénico a los potenciales usuarios. El empresario deberá asegurarse, por lo menos, de que los factores enumerados a continuación no afectan negativamente a la salud y seguridad de los operarios en caso de utilización común de determinados tipos de equipos.

Adaptación del equipo al usuario

Como todos sabemos, o así debería ser, el ajuste de los equipos, concretamente de los arneses, es esencial para garantizar la seguridad del usuario. Una talla incorrecta supondría, o bien que el operario no pueda ni siquiera llegar a colocarse el equipo, o bien que sea incapaz de ajustarlo correctamente y quede excesivamente flojo.

Este último es el caso de la típica foto explícita que todo formador de seguridad en alturas ha puesto en sus cursos para concienciar sobre la necesidad del uso correcto del arnés en cuanto a su ajuste. En caso de caída, un ajuste inadecuado podría derivar en contusiones, laceraciones e incluso un agravamiento del síndrome del arnés.

Hay que tener en cuenta que según el modelo/fabricante de arnés, este puede tener hasta 3 tallas distintas. Por ejemplo, el fabricante nacional Irudek en sus modelos más sencillos LIGHT 2 PLUS y LIGHT 4 PLUS dispone de las tallas S-M, L-XL y XXL-XXXL. Esto nos permite seleccionar el equipo más adecuado para los operarios más menudos hasta los más grandes.

Otro aspecto crítico a tener en cuenta, además de la propia talla del equipo, es el peso del usuario. Los equipos contra caídas se certifican, a priori, para usuarios hasta 100 kg. Si tenemos operarios de por ejemplo 130 kg, deberemos tener equipos especialmente diseñados para proteger a operarios de este peso en caso de caída. Para más información ver el artículo sobre usuarios de más de 100 kg.

 

Higiene y desinfección del equipo

El empresario deberá asegurar la inocuidad de los equipos y que, compartir su uso entre varios operarios no supone un riesgo. Más allá de la nueva conciencia sobre la desinfección que todos hemos adquirido en la era post covid (ver articulo desinfección arneses), hay que tener en cuenta que en muchas de las operaciones en las que se debe utilizar un arnés, son trabajos duros, y que producen que los operarios suden y que ensucien los equipos con infinidad de sustancias.

 

uso y limpieza del arnés en Orion Seguridad

 

Si a todo esto, le añadimos la consiguiente dificultad logística que implicaría en la mayoría de las ocasiones la limpieza y desinfección de los equipos en campo, creo que queda más que justificado que determinados equipos que estén en contacto directo con el cuerpo del usuario sea de uso personal. Concretamente, y dentro de los equipos habitualmente utilizados en trabajos en altura o espacios confinados, me refiero a cinturones de posicionamiento, arneses anticaída, arneses anticaída y posicionamiento, arneses anticaída posicionamiento y suspensión y, por supuesto, a los cascos. Si alguien no está de acuerdo con este punto de vista, le invito a venir a revisar equipos conmigo.

 

Verificación histórica del equipo

Otro de los aspectos que se deben valorar es la verificación constante del correcto estado del equipo y el control de la evolución del mismo. A priori un usuario debería conocer el estado de su equipo y aquellos aspectos o puntos críticos que deberá vigilar, por ejemplo, el desgaste de una cinta, la legibilidad de un marcado o los indicios de oxidación en una hebilla.  En un equipo de uso común con más usuarios es más complicado saber si ha sufrido un roce, un desgaste, una exposición excesiva a radiación solar, o a agentes químicos…

 

Legibilidad en marcado de equipos en Orion Seguridad

 

Conservación del equipo

Por último, tenemos que hablar de la conservación del equipo. Es más probable que un operario conserve mejor un equipo cuando es un equipo personal. Se adquiere una mayor toma de consciencia sobre la conservación del equipo si es de uso exclusivo. Además, no hay posibilidad de eludir la responsabilidad sobre su estado. Si se daña por un mal uso o almacenamiento, la responsabilidad es del operario y no de un tercero. Como revisor de equipos desde hace muchos años, he constatado, en numerosas ocasiones y organizaciones de muy diversos ámbitos, que la asignación individual de equipos tiene un efecto inmediato, notable y muy positivo en el mantenimiento, limpieza y conservación de los mismos.

Existe un motivo adicional para asignar equipos de forma personal y tiene que ver con la gestión documental y la trazabilidad. Actualmente, para trabajar para muchas empresas de tamaño medio o grande, o sencillamente en sectores con una estricta política de seguridad como el sector eólico, telecomunicaciones, enérgico o industrial, debemos de aportar una ingente cantidad de documentación de nuestra empresa y nuestros trabajadores a través, entre otros sistemas, de las tan famosas plataformas de gestión documental (ctaima, obralia, docucae y un larguísimo etc).

Entre esa documentación se suele tener que aportar el certificado de entrega de EPIs a los trabajadores. Donde muchas de esas empresas exigen incluir, no sólo marca y modelo de los equipos, sino también los números de serie para poder generar una trazabilidad de los equipos del operario y sus revisiones periódicas. En estos casos, la operatividad propia de la empresa ya nos obliga, si queremos trabajar para determinado tipo de clientes, a asignar los equipos contra caídas (al menos los más básicos) a los trabajadores de forma personal.

CONCLUSIÓN

Aunque no sea estrictamente obligatorio legalmente, la asignación individual de los equipos de protección contra caídas se hace, a mi juicio, más que recomendable en ciertos tipos de equipos. Es el caso de arneses, cascos, elementos de posicionamiento, elementos de amarre, es decir en lo que consideraríamos el equipo más básico para trabajos en altura. Por el contrario, en algunos casos no es logísticamente viable, ni siquiera razonable asignar ciertos equipos de forma personal. Algunos ejemplos serían los trípodes, los recuperadores, los anclajes temporales para estructuras o pescantes de rescate.

 

Uso del arnés, torno de recuperación en Orion seguridad

 

Uso del arnés, trípode de rescate en Orion seguridad

Uso del arnés, pescante de rescate en Orion seguridad

 

 

Sin embargo, es complicado generalizar sobre lo que debería ser de uso personal o uso común. Un claro ejemplo es el caso de los retractiles. Un retráctil de cinta para uso en factor 2 o para uso sobre plataforma, sería recomendable que fuese personal. Por contra, no tendría sentido proteger un acceso vertical de una escala colocando 3 retractiles de uso vertical si tienen que acceder 3 operarios distintos.

 

Retráctil para factor 2 en Orion Seguridad

 

Uso del arnés - Retráctil para uso vertical en Orion Seguridad

 

 

Para determinar si la mejor opción es asignar equipos de forma personal o común conviene evaluar escrupulosamente los pros y contras en cada escenario y para cada tipo de equipo.

En todo caso, cabe recalcar la necesidad de revisar el equipo previamente a su uso, tanto si se trata de equipo de uso personal… pero muy especialmente si es un equipo de uso compartido.

 

 

Artículos Relacionados